¿Por qué Fracasa la gente de éxito?

La directora del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Yoloxóchitl Bustamante Díez, aseguró que los mexicanos transcurren más años de su vida en la escuela, pero presentan severos déficits de conocimiento.
Es decir y no obstante permanecer más tiempo “encerrados-aprendiendo” dentro de las Escuelas y Universidades, egresan con conocimientos que les otorgan un desempeño mediocre ante la vida.
Hoy más que nunca aplica el concepto vertido por el Educador Brasileño Paolo Fraire:
---Nadie se educa a si mismo ---, los hombres se educan entre sí con la mediación del mundo.
Y hoy el “mundo” nos ofrece múltiples oportunidades de aprendizaje. La cotidianidad y el contacto con la tecnología nos mantienen en permanente estado de alerta para aprender a aprender todos los días.

Quien no aprende, se queda rezagado, perdido en la obsolescencia inducida; como un recurso para eliminar a los débiles mentales e inadaptados a sistemas cada vez menos flexibles con aquel que no sepa entender la digitalización de nuestros entornos.

Basta mencionar el uso de telefonía, banca, servicios burocráticos, pago de impuestos, y un sinnúmero de actividades cotidianas que han sido “informatizadas” que se convierten en un verdadero viacrucis para todo aquél que no tiene dominio del lenguaje informatizado de nuestra era. Ya no bastará saber leer y escribir, sino aprender a aprender a manipular entornos digitales. Que exigen eso, “saber comprender las instrucciones, no solo en nuestro idioma sino en el idioma trasnacional por excelencia, el ingles y pronto el chino mandarín.”.

El hombre como ser inconcluso y consciente de que sus limitación y su permanente movimiento tras la búsqueda de ser más y mejor.

El paradigma establecido por Sócrates: “Conócete a ti mismo” ha quedado bajo mi perspectiva obsoleto, porque no se puede conocer lo que se desconoce.

Parafraseando a Gibran Halil Gibran poeta Libanes, considero que siendo hijos de quienes somos afrontaremos la vida en los siguientes términos:

… somos los hijos del anhelo de la vida, ansiosa por perpetuarse.

… habitantes de la casa del futuro, cerrada para nuestros padres, cerrada incluso para los sueños de ellos.

… somos las saetas vivientes hacia lo lejos.

… somos hijos del arquero cuya flecha ha sido disparada hacia el infinito de nuestros propios sueños.

Ya que el “hombre y la mujer” consisten más en lo que van a ser que en lo que hoy son.

Entonces en ese tenor, tendremos que aprender a entender que si “solo se, que no se nada”, por lo menos si tenemos que tener claro hacia donde nos dirigimos.

Las metas son las que como las decisiones definen al hombre.

Un hombre que no se define es como un barco en medio del océano sin timón y en consecuencia sin rumbo.

Somos resultado de nuestras decisiones.

Es importante poner énfasis en el hecho de que “no tomar decisión” es una Decisión.

Decidir no decidir es DECIDIR.

Y muy pocos lo entienden, no lo comprenden y se la pasan por la vida esperando según ellos el momento de decidir, cuando se la han pasado decidiendo precisamente lo anterior: DECIDIR NO DECIDIR.

Peor aún se contentan con contemplar cómodamente el pasado, en la seguridad de la memoria de lo que ya paso, sin ocuparse en lo absoluto de construir el futuro, que será el espacio y tiempo que pasarán el resto de su días.

Olvidando que “Debemos utilizar el pasado como un trampolín y no como un sofá”. (Harold Masmillan).

Nuestras actitudes, la educación que recibimos, la cultura que nos envuelve, nuestras creencias y apatía incluso son las que determinan el tipo de errores que cometemos.

Se a comprobado que la baja autoestima hace al hombre y la mujer vivir en un mundo de incertidumbre.

Entendiendo que la autoestima se puede definir como la experiencia de sentirse COMPETENTE para lidiar con las dificultades básicas de la vida y el sentirse que uno MERECE SER FELIZ. (Nathaniel Branden).

TODOS MERECEMOS SER FELICES Y PARA LOGRARLO tenemos que comprender que la Felicidad es el resultado de nuestra vida plena, de aprendizaje, esfuerzo, imaginación, de nuestro TRABAJO.

Y en la búsqueda de ser feliz, es donde todo mundo o casi todo mundo FRACASA incluyendo los que tienen ÉXITO.

Es por lo anterior que mi preocupación hoy es NO Permitir que el fracaso tenga la última palabra. De ahí mi motivación a exponer mi tema:

¿Por qué fracasa la gente de éxito?

 
 
Oscar Ramos Juárez
Autor y conferencista.
www.recreativosmexicanos.com
tels. 8502.2048 cel.04455 3675.7468 cel.04455 3675.7468 México D.F.